LAS PELOTAS Y SU ADICCIÓN

Las pelotas podrían causar adicción en muchos perros ya que se activan en ellos las tendencias innatas de persecución y caza sobre todo en razas como el Border Collie, Pastores, labradores, entre otros.
Al ser innata significa que el perro nace con esto y no es que se le tenga que enseñar. Incluso podemos ver cachorros de 2 meses persiguiendo pelotas.

La pelota mueve los motores intrínsecos del perro, lo que significa que no necesita ningún reforzador externo 

¿Por qué no llevar pelotas al parque?

Hay perros que hacen protección de recursos, esto es algo normal y natural en ellos si no les enseñamos. Si llevas una pelota al parque lo que puede pasar es que tu perro quiera proteger su pelota y se arme una gran pelea.


Nunca es recomendable llevar juguetes o pelotas al parque.

Si tu perro tiene una obsesión con la pelota no va a ser capaz de socializar, oler, ni enfocarse en otras cosas que no sean su pelota.

Al perro no le va a importar quien se la lance, no le interesa el sujeto social sino solo perseguir y agarrar la pelota. Es por esto que no estarás reforzando ningún vínculo, no habrá trabajo en equipo y tampoco estarán pasando un buen momento juntos.

OBSESIÓN Y DEPENDENCIA

La pelota no relaja a los perros, todo lo contrario, provoca nervio y excitación excesiva, podemos verlos cansados pero en ningún caso relajados.

La dependencia nunca es algo positivo porque finalmente el sujeto pierde el control sobre lo que esta le genera, no es capaz de dejarlo de forma voluntaria, es como la droga.

La dependencia se define como un estado mental y físico patológico que necesita un determinado estímulo para lograr una sensación de bienestar.

Muchas veces a pesar de no tener ninguna pelota en tu casa, tu perro se las arregla para ir de bolso en bolso en la playa cual ladrón profesional o vas al parque y se lanza de piquero a robarle la pelota a cualquier niño, persona o perro.

¿Por qué a pesar de no tener ninguna pelota en tu casa tu perro sigue igual de obsesionado e incluso más que antes?

Es al revés, mientras más pelotas tenga tu perro a disposición, mayor saturación y menor valor van a tener. Si escasea un recurso éste se hace muchísimo más apetecido y por ende más valorado. Puedes dejar miles de pelotas hasta que tu perro vaya perdiendo interés en ellas y se sature.

No pienses que eliminar la pelota es eliminar el problema.

La obsesión no se pasa sola, cuando un perro ya está demasiado obsesionado hay que hacer un trabajo grande detrás que implica autocontrol y gestión emocional.

Como consejo céntrate en hacer paseos donde tu perro pueda socializar, oler, jugar contigo, correr, etc. que no sea centrado en tirarle una pelota.

El trabajo de olfato, el dejarlos caminar con correa larga, es clave para cansar al perro y que quede relajado después del paseo.

Si vas a usar pelotas con tu perro aquí te dejamos formas de jugar con ellas que lo estimulen de buena manera:

  • Mediante obediencia: por ejemplo, pedirle comandos para que se la lances.
  • Autocontrol: lanzando la pelota y que tenga que esperar a que le des la señal para ir o tirarla y que antes de llegar a agarrarla responda al llamado y vuelva a ti.
  • Olfato: escondiéndola y que el perro tenga que buscarla.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Abrir chat
Hola, soy Carolina, avisame si tienes alguna duda con algún producto o pedido realizado y feliz te ayudo.